Consejos de uso (16): ¿Butano o propano?


¿Sabes qué tipo de gas te conviene utilizar en la cocina? Cuando compramos una máquina, el instalador la preparará para que podamos trabajar con el gas adecuado.

Si las máquinas están preparadas para gas natural (G20 / G25) sólo podremos usar este tipo de gas que nos viene suministrado mediante canalizaciones por una empresa proveedora.

En cambio, si queremos trabajar con bombonas, podremos elegir indistintamente entre gas butano (G30) o gas propano (G31). Aunque sean compatibles, nos conviene conocer las diferencias entre ambos gases, ya que en función de nuestras necesidades necesitaremos uno u otro.

Los dos gases tienen, por cada kilogramo, el mismo precio y la misma capacidad calorífica. La diferencia de precio viene dada porque la de butano contiene más kilos y, por lo tanto, mayor autonomía. Por el otro lado, el propano es capaz de evaporar a menor temperatura, lo que lo hace especialmente adecuado para casos de bajas temperaturas (cuando tenemos las botellas en la calle y en sitios fríos) y en casos de grandes consumos (como son las cocinas industriales).

Después de leer el artículo, seguramente muchos pondréis en duda lo que hemos dicho del poder calorífico, ¿verdad? Pues tenéis razón, pero sólo en parte. El propano necesita 37mb para trabajar, mientras que la mayor parte de instalaciones están preparadas para trabajar a 30mb, apropiados para el butano. De esta forma las instalaciones son compatibles para los dos gases, pero con el propano tenemos un poco menos de potencia calorífica.

Si queréis más información sobre este tema u otros relacionados con la energía, os recomendamos el blog de nergiza, donde hacen un gran trabajo de divulgación: www.nergiza.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario